Hormigas convertidas en zombies.

Las setas siempre han sido una opci√≥n arriesgada en el men√ļ de la cena: Claro, muchas de ellas son deliciosas, pero algunas son mortales. Las hormigas que tropiezan con el tipo incorrecto de hongo pueden encontrarse con un destino a√ļn m√°s sombr√≠o: estos organismos pueden tomar el control de los insectos, oblig√°ndolos a suicidarse. Y los cient√≠ficos acaban de identificar otros 15 hongos con este talento espantoso.

Los autores de la investigación informan sobre los descubrimientos en un nuevo artículo publicado en la revista Studies in Mycology (la micología es el estudio de los hongos). Los autores recolectaron sus especímenes, todos los cuales pertenecen a una categoría general de hongos llamada Ophiocordyceps, en sitios de campo en los Estados Unidos, Japón, Australia, Brasil y Colombia.

Cada hongo apunta a una especie diferente de hormiga, pero con el mismo resultado final de base: las hormigas terminan muertas, por lo general con sus mand√≠bulas sujetas alrededor de una hoja, una espina dorsal u otra parte de la planta. Esa es una maniobra cuidadosamente calculada por el hongo, que quiere que su hormiga portadora termine en alg√ļn lugar donde pueda prosperar y reproducirse.

“Adem√°s de su belleza, es sorprendente la forma en que estos hongos evolucionaron y est√°n tan bien adaptados morfol√≥gica y ecol√≥gicamente para infectar a sus hu√©spedes”, dijo a New Scientist el primer autor, Jo√£o Ara√ļjo, cient√≠fico especializado en hongos de la Universidad Estatal de Pensilvania.

Las hormigas que los cient√≠ficos encontraron estaban cubiertas de pelusa blanca o marr√≥n, se√Īalando inmediatamente que algo andaba mal. Algunas tambi√©n hab√≠an sido parcialmente desmembradas por otras hormigas – los cient√≠ficos no est√°n seguros de si eso hubiera mantenido a sus cohortes m√°s saludables o si hubiera hecho m√°s probable que la infecci√≥n se propagara.

En cada caso, el equipo recolectó las muestras y luego realizó un análisis genético del hongo para confirmar que cada una era realmente una nueva especie. Finalmente, describieron cada uno y le dieron un nombre. Uno de ellos lleva el nombre de la esposa de uno de los coautores, porque no hay nada tan romántico como un hongo zombie.