Factores decisivos para elegir el nombre del bebé

Un embarazo es un momento lleno de muchas emociones, desde la excitación a la ansiedad y la felicidad a la inseguridad. Una de las decisiones importantes y positivas que una pareja suele tomar durante este período es el nombre de su precioso bebé en espera.

Las opciones tradicionales incluyen nombres que se originan en la Biblia, líneas familiares o herencia cultural. Otra opción popular es buscar la individualidad al nombrar a un niño. Mucha gente quiere algo diferente, como nombres basados en la naturaleza – Sunflower, Ocean, o Meadow – o nombres de bebes basados en estrellas de cine o personajes de ficción favoritos. La popularidad de Michaela como nombre de niña aumentó drásticamente a principios de la década de 1990, más o menos al mismo tiempo que salía al aire la serie de televisión Dr. Quinn, Medicine Woman.

La inspiración y las influencias provienen de muchas áreas. Cada padre tiene una lista de favoritos y los que no les gustan. El proceso de elegir los nombres correctos puede ser difícil o muy fácil.

Al elegir un nombre para el niño, hay ciertas consideraciones que se deben tener en cuenta para el beneficio del pequeño.https://bebeamor.com/

1. ¿El nombre va a causar vergüenza?

A veces los nombres tienen connotaciones asociadas con ellos, o son nombres anticuados que ahora son secuestrados para significar algo completamente diferente; Fanny, por ejemplo. Otros nombres pueden traer a la mente una rima que es poco halagadora. Considere no sólo el nombre, sino cómo interactuará con el medio y los apellidos.

2. ¿Qué iniciales tendrá el niño?

Ciertas iniciales, cuando se combinan, deletrean palabras o acrónimos desafortunados con algún otro significado. Por ejemplo, un niño con las iniciales D.O.G. puede venir a la escuela para que le hagan unas costillas.

Las palabras escritas con iniciales no son necesariamente poco favorecedoras. Por ejemplo, un amigo tiene un niño con las iniciales B.R.G.R. Inmediatamente recordó la palabra “hamburguesa” y se ha convertido en una asociación ineludible con ese niño, aunque uno nunca podría llamarlo un problema. Esto demuestra el efecto, a menudo no intencionado, de las iniciales de una persona, y lo pone en la categoría de una consideración de nombrar al bebé.

3. ¿Es difícil deletrear o decir el nombre?

Un niño con un nombre inusual aprenderá muy fácilmente la ortografía y la pronunciación de su nombre, como lo haría un niño llamado Joe. Sin embargo, otros pueden no ser tan fáciles de entrenar. Las ortografías alternativas son interesantes y pueden distinguir el nombre de su hijo de una lista de la escuela. Sin embargo, también puede significar que el dueño pasará toda su vida corrigiendo a la gente y explicándolo. ¿Es esto un problema? Puede ser para algunos y no para otros, pero es prudente considerar todas las posibilidades. El mismo problema surge con nombres más comunes que tienen varias variantes, por ejemplo, Georgia, Jorja, Giorgia y Jorgia.

Cualquiera que sea el nombre que se le dé a un bebé, no hay duda de que se ha pensado mucho en la decisión. Las opciones de los padres son prácticamente infinitas, y las consideraciones anteriores pueden ayudar a reducir el campo de posibilidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *