17.000 muertos recibieron asistencia social en México

Estar muerto no es necesariamente una barrera para recibir pagos de asistencia social del gobierno federal.

La Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) realizó pagos de manutención a 17.674 fallecidos en 2016, con un costo para los contribuyentes de casi 66 millones de pesos (3,5 millones de dólares), según la Oficina Federal de Auditoría (ASF).

La ASF encontró que la gran mayoría de los “pagos injustificados” se hicieron a beneficiarios fallecidos de su Programa de Pensiones para Adultos Mayores (PPAM).

Sedesol pagó 64.1 millones de pesos a 16,997 jubilados que ya habían fallecido, dijo.

A otras 677 personas fallecidas se les pagaron 738.000 pesos como parte de dos programas de empleo temporal que opera la secretaría.

La oficina del auditor detectó los pagos irregulares luego de solicitar información al Registro Nacional de Población (Renapo) para corroborar las inconsistencias que encontró en una base de datos de Sedesol.

En la base de datos, la ASF descubrió que Sedesol no tenía números de identidad (Consulta curp y Rfc) ni de impuestos (Rfc con homoclave) para algunos beneficiarios de la asistencia social, mientras que en otros casos ni siquiera tenía datos básicos como la edad y el sexo de los beneficiarios de sus programas.

José Antonio Meade, candidato presidencial del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), fue Secretario de Desarrollo Social hasta septiembre de 2016.

No ha sido una buena semana para el secretariado federal.

Ayer, un informe publicado en el diario Reforma decía que la ASF había detectado que Sedesol y la Secretaría de Desarrollo Agrario y Urbanismo (Sedatu) desviaron más de 1.300 millones de pesos a través de pagos a empresas falsas.

Rosario Robles, la secretaria que dirigía los departamentos cuando supuestamente ocurrieron las desviaciones, rechazó enérgicamente las acusaciones hechas por Reforma.

La ASF también encontró irregularidades en otra agencia federal durante su revisión de las cuentas públicas de 2016.

Preguntó por qué el Instituto Nacional de Infraestructura Física para la Educación (Inifed) no ha terminado las obras de reconstrucción y reparación de 629 escuelas afectadas por desastres naturales en Guerrero en 2013 y 2014, a pesar de que el Fondo Nacional de Infraestructura (Fonden) autorizó más de 2.600 millones de pesos para completar las obras.

La ASF también encontró que Inifed no instaló 8,000 fuentes de agua potable en las escuelas públicas durante el año escolar 2016-17.

En consecuencia, la agencia tendrá que devolver 782,5 millones de pesos (casi 42 millones de dólares) al erario público, dijo la ASF.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *